[Política] Comunicado de la UCR Renovación: “Devolver el partido a las bases”

Como militantes y adherentes de la Unión Cívica Radical no podemos tener otra sensación que
preocupación. Estos últimos cuatro años han servido por una parte para renovar las
esperanzas de un sector de la sociedad ante más de diez años de gobierno y desgaste
kirchnerista, sin embargo, no podemos pensar en cómo la presencia del partido en el armado y
la gestión de Cambiemos fue discreta o casi nula. No es necesario analizar detalladamente los
sucesos que llevan a este razonamiento, todos los ciudadanos de la Argentina han visto como
el radicalismo se ha limitado a pedir participación y contentarse con algún que otro cargo o
una declaración perdida por parte de algún dirigente fraudulento. Estos mismos dirigentes, los
cuales nos llevaron a la alianza cambiemos, fueron los que se empeñaron en sostenerla
cuando las tarifas excesivas, la depreciación del sueldo y la pérdida de poder adquisitivo nos
afectó a lo largo de todo este tiempo. Son los grandes artífices de la realidad partidaria y
también nacional.

 

Creemos necesario volver a replantear las bases del partido, sus consignas,
su accionar y sobre todas las cosas su ideología. Servir al pueblo en políticas acordes y
suprimir la desigualdad que fueron acrecentadas por políticas liberales. No podemos seguir
amparándonos en una ficción republicana institucional cuando hay cada vez más pobres,
cuando los servicios de salud y educación se están deteriorando cada vez más, no podemos
seguir justificándonos rozando la hipocresía.

 

 

Con todo este panorama de por medio, el ámbito local demostró una vez más, la incapacidad
de sus dirigentes de estar a la altura de las circunstancias. Las divisiones internas cada vez más
fuertes y desinteresadas en la unidad partidaria favorecieron a las demás fuerzas dejándonos
(nuevamente) aislados en el concejo deliberante. Este aislamiento, también lo vemos en los
beneficios que gozan ciertos dirigentes internos, que usan a los afiliados como acciones en la
bolsa de valores, depositan sus fichas de afiliación como si fuera dinero, y una vez que lo
extraen se valoriza en ganancias que se ven en las internas, convirtiendo al afiliado y
adherente en un simple número o persona a la cual invitar al brindis de fin de año. Sin querer
ser extensos y ahondar en detalles locales, estamos seguros que todos tendrán una percepción
similar o idéntica a la nuestra con los manejos dentro del partido.

 

Por esto, convocamos la adhesión de los correligionarios locales para que nos acompañen en
este nuevo camino que comenzamos, para recuperar la dignidad radical que fuera abofeteada
por la infausta alianza que incumbe solo a una franja deshonrosa de los que se dicen ser
radicales.

Nuestra propuesta es la siguiente, devolver el partido a las bases, que ellas sean las que
decidan, que estas se movilicen y no tengan que esperar al dirigente de turno para que les diga
cuándo ir o no al comité, cuando ir o no a tal reunión. Queremos un afiliado y adherente que
vuelva y se quiera sumar al partido para devolverle la capacidad de movilización popular que
ha forjado nuestra identidad, por eso, los invitamos a que nos conozcan, que nos den su
palabra y dejen de ser una ficha de afiliación más, un mero número que se vuelve amarillo en
los cajones de la calle Rivadavia, queremos devolverle el partido a los radicales, y como dio a
entender el Bicho Leo, uno de los mayores dirigentes recientes del partido hace más de treinta
años: “Hay fariseos en el templo..”

Compartí en las redes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *